"Nos quedo pendiente la promesa de querernos para siempre"

Esta vez te escribo para decirte que todo va mejor, ya no se me llenan los ojos de lagrimas cuando escucho tu nombre ni siento esa angustia en la garganta al saberlo que podes estar haciendo.
 Las cosas que solían molestarme dejaron de hacerlo y puedo escuchar una canción triste sin pensarte...
 Claramente llegar a este punto me costo lagrimas, gritos y una que otra pelea con mi almohada. Pero después de tres años así, creo que ya era hora de ponerme las pilas.
 Me hace feliz que te diviertas y te despejes, que tengas amistades nuevas y hasta puedas conocer alguien mas. Siempre quise tu felicidad aunque me este cayendo a pedazos, y siempre va a ser así. 
 No hay resentimiento alguno, prefiero recordarte con esa sonrisa que hacia mas que iluminarme mis días.


La real, no esa trucha de las fotos.